Últimas reseñas

viernes, 19 de julio de 2013

Cuento y leyenda tradicional japonesa: Tsuki no Usagi.

¡Hola viajeros! 
Os traigo otra historia y leyenda de la cultura japonesa, aunque en esta ocasión, esta historia está presente en más culturas como la budista, la china, la coreana, la azteca... Pero, sea en la cultura que sea, esta es una historia sobre el sacrificio y la entrega para ayudar a otros. 

Yo conocí esta leyenda porque soy muy fan de Sailor Moon y su protagonista en japonés se llama Usagi Tsukino que literalmente significa "conejo de la luna" (en español se mantiene el juego del nombre llamándola Bunny (conejo en inglés) Tsukino), evidentemente el nombre tiene influencia de esta historia y creo que también sirvió un poco para que Naoko Takenuchi (la autora de Sailor Moon) creara esa fantástica historia.

La leyenda surge porque los japoneses (y gente de otras culturas) ven en la superficie de luna la imagen o sombra de un conejo machacando arroz para preparar mochi (un dulce tradicional japonés).

Como nota curiosa, después de narrar la historia, a veces suele explicarse, principalmente a los niños, que los conejos saltan porque tratan de alcanzar a su héroe que descansa en la luna.

¡VAMOS CON LA LEYENDA!

Tsuki no Usagi (月の兎, el Conejo de la Luna).

Según cuenta la leyenda, un anciano peregrino iba de viaje y se encontraba muy cansado y hambriento. En su camino se encontró a un mono, un zorro y un conejo. El anciano estaba tan desesperado que pidió a los tres animales que, por favor, le consiguiesen algo de comida. 

Los animales, deseosos de ayudarle hicieron todo lo posible: el mono trepó a un árbol y recogió fruta y el zorro ágilmente atrapó un ave para que se la pudiera comer, pero el conejo, con gran pesar, no consiguió nada de comida y volvió con las manos vacías. 

Al ver que el anciano estaba triste, cansado y seguía teniendo hambre, el conejo se sintió culpable. Así que recogió ramas y hojas secas, encendió una fogata y se lanzó dentro para ofrecerse a sí mismo como alimento para calmar el hambre del anciano. 

El anciano, conmovido por el gesto humilde y el trágico sacrificio del pobre animal, reveló su verdadera identidad: era un poderoso dios. La deidad, con su gran poder, recogió los restos del conejo y los enterró en la Luna, plasmando una imagen del conejo en su superficie como monumento y recuerdo de su gesto de solidaridad. 
¿Os gusta? Es corta y con mucho significado, pero si hablamos de otras culturas,  podréis ver que tienen varios puntos comunes, una misma moraleja y muy pequeñas diferencias:
  • Según la cultura budista, los animales eran un mono, una nutria, un chacal y un conejo, que decidieron practicar la caridad, para demostrar gran virtud y conseguir grandes recompensas. Cuando un anciano les pidió comida, el mono cogió frutas de los árboles, la nutria consiguió pescado y el chacal robó un lagarto y un tarro de cuajada, pero el conejo, que sólo sabía coger hierba, en lugar de eso le ofreció su propio cuerpo, lanzándose a una hoguera. El conejo, sin embargo, no se quemó. El anciano se reveló a sí mismo como Śakra (el gobernante del Paraíso budista Trāyastrimśa) y conmovido por la virtud del conejo dibujo el contorno del conejo en la Luna para que la viera toda la gente.
  • La versión de la cultura china dice que el Emperador de Jade decidió poner a prueba al zorro, el mono y el conejo, así que se convirtió en mendigo y les pidió comida. El zorro y el mono tenían comida que podrían compartir pero se negaron a hacerlo. Pero el generoso conejo, que no tenía nada para darle, saltó al fuego para ser la propia comida. El Emperador, asombrado por la generosidad del conejo, le concedió la vida inmortal enviándole a vivir a un palacio en la Luna, dándole a conocer a todo el mundo como el Conejo de Jade.
  • Otra versión de origen chino, dice que existió una vez un hombre noble y fuerte que se corrompió y se volvió malvado y cruel e intentó buscar la manera de convertirse en inmortal. Su mujer, que no quería que fuera inmortal pues lo consideraba demasiado cruel como para vivir eternamente, fue ella misma la que tomó el remedio contra la muerte, y huyó hacia la Luna y llevándose a su mascota, un conejo, hasta allí.
  • La leyenda es similar en la cultura mejicana, donde la gente también ve la forma del conejo en la superficie de la luna. 
  • De acuerdo con la leyenda azteca, el dios Quetzalcoatl estaba viviendo en la Tierra y comenzó un viaje. Después de andar durante mucho tiempo, estaba cansado y hambriento, y no encontraba comida o bebida y llegó a pensar que iba a morir. Entonces, un conejo que pasaba por allí se ofreció a sí mismo como comida para salvarle la vida. Quetzalcoatl conmovido por el gesto del conejo, lo elevó hasta la Luna y cuando lo devolvió a la Tierra le dijo: “Puede que tan solo seas un conejo, pero todo el mundo te recordará; allí está tu imagen, para adoración de todo el mundo durante todos los siglos.”
  • Y la versión de la cultura nativa americana varia bastante con respecto al resto, pues dice que un joven conejo deseaba ir a la luna y una grulla se ofreció a llevarle. El viaje hasta la Luna, hizo que las patas de la grulla se estiraran con el peso del conejo que iba bien sujeto a ellas, dejando las patas tan alargadas como las de las grullas actuales. Cando llegaron a la Luna, el conejo tocó la cabeza de la grulla con su pata ensangrentada, en serñal de agradecimiento, dejándole la marca actual que también tienen las grullas. Y de acuerdo con esta leyenda, en las noches despejadas, todavía se puede ver al conejo en la Luna.
 ¿Qué os ha parecido? ¿La conocíais? 
¿Os parece curioso que haya tantas versiones de lo mismo?
 
Fuente: wikipedia 

6 comentarios:

  1. Hasta ahora no había leído nada sobre ella, pero me encanta conocer historias como ésta. La verdad es que es preciosa, y es curioso que haya tantas versiones de la misma.
    Me ha gustado mucho la entrada :)

    Un fuerte abrazo,
    Nimue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la verdad es que es muy curioso^^ me alegra que te guste. un besote

      Eliminar
  2. No conocia esta leyenda, es bastante bonita pero me hubiera gustado más si el poderoso dios hubiera sido un poco más misericorde y hubiera resucitado al conejo en vez de enterrarlo en la luna.

    Por cierto en Bola de Dragón hay un capitulo en que hacen referencia los conejos machacando arroz en la luna y el capítulo termina con Goku diciendo la luna es para los conejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En dragón ball hay muchas referencias de leyendas de la cultura jijiji besitos

      Eliminar
  3. No conocía la historia, y tengo debilidad por los conejos, para que luego digan que son malos animales.

    Estoy por buscar ahora más historias de esas, que seguro que hay un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acordé de ti con lo del conejo. De esta historia hay todavía más versiones jijiji besitos

      Eliminar

Viajeros!!!
Comentar las etapas del viaje ayudan a disfrutarlo. Estaré encantada de leer vuestros comentarios y, sobre todo, será genial responderlos!!!
Eso sí por favor, que sean educados.
¡Gracias! ¡Espero vuestros comentarios!